Actualizaciones de mayo, 2011 Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Ó Consultores 8:48 PM el 25 May 2011 Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , ,   

    Alcaldes 2.0, política en la Red 

    (publicado en ABC de Córdoba, por Davinia Delgado)

    El candidato en la calle ya no es suficiente para ganar unas elecciones; Internet y, sobre todo, las redes sociales, se han convertido en el nuevo campo de batalla de los aspirantes

    Páginas web, perfiles en redes sociales, videos en Youtube… Las elecciones ya no sólo se juegan a pie de calle, sino que la red se ha convertido en uno de los principales instrumentos utilizados por los partidos políticos para dar a conocer sus programas, a sus alcaldables e intentar llegar a más gente.

    Los aspirantes a ocupar el sillón consistorial del Ayuntamiento cordobés disponen de varias plataformas on-line que explotan como canal de comunicación política. «Hoy en día ningún candidato que se precie debe tener un perfil en Facebook o una cuenta en Twiter; permite, entre otras cosas, establecer un contacto directo con los simpatizantes y, sin duda, supone una herramienta muy importante de movilización», indicaron desde la oficina del candidato popular, José Antonio Nieto.

    Eso sí, no se trata de «colgar» un perfil y nada más. «Hay que estar continuamente actualizándolo; el candidato debe estar ahí, dialogando», añadieron las mismas fuentes encargadas de la campaña on-line del cabeza de lista popular.

    Entre las principales ventajas que suponen estas plataformas destacan, por un lado, el bajo coste y, sobre todo, «que puedes llegar a la gente sin intermediarios, de una forma directa», apuntaron desde el PP, que insistieron en que «siempre hay que ser sinceros y verdaderos; no puedes perder credibilidad».

    Aunque todavía queda mucho para que los candidatos calen más desde el ciberespacio que puerta a puerta, lo cierto es que «Internet te abre nuevas vías de contactos que no se pueden desaprovechar», manifestaron las mismas fuentes.

    En esa línea se pronunciaron también desde el gabinete de IU que se encarga de mantener a su candidato, Andrés Ocaña, en la red. «Los beneficios que reporta son múltiples, como la inmediatez, el hecho de no tener que pasar ningún filtro, el coste, la capacidad que tienen los mensajes de multiplicarse y la interacción», indicaron.

    Para este partido, las redes sociales y demás plataformas «han sido, hasta ahora, una vía de comunicación más, por el cargo del candidato; pero ahora que hemos entrado en campaña, vamos a impregnar todos los medios de más tintes electorales; le daremos un impulso a nuestro canal en Youtube y, por supuestos, mantendremos más activos que nunca el perfil en Facebook y la cuenta de Twiter, junto a nuestra página web», indicaron.

    No obstante, la red también puede ser arriesgada. «Hay perfiles creados para boicotear las actividades de nuestro candidato; tenemos que estar muy pendientes de que nadie se extralimite», manifestaron desde IU.

    En el caso del tercer partido mayoritario, el PSOE, miembros de su equipo para la campaña «on line» apuntaron que su candidato, Juan Pablo Durán «lleva ya varios años en las redes sociales; ahora abriremos dos perfiles con un corte más político, de cada a las elecciones, para volcar todas las actividades que realice», indicaron.

    Para este partido, la presencia en la red es «un complemento más» al contacto directo «y una oportunidad para dialogar directamente con los seguidores, simpatizantes y quien quiera hacerlo diariamente».

    Para los asesores en la red de los distintos aspirantes a gobernar el Consistorio, es difícil augurar cuáles serán los pasos que se darán en el ciberespacio para próximas campañas. «aunque todo apunta a que se podrían explotar más las aplicaciones para dispositivos móviles; será hacer política por teléfono», dijeron.

    * Publicación original en  El País de Córdoba (9 de mayo 2011)

     
  • Ó Consultores 9:17 PM el 23 May 2011 Permalink | Responder
    Etiquetas: #spanishrevolution, 15M, Acampada Sol, , Madrid, ,   

    Presidente, baje a la plaza 

    (*Artículo publicado en El País por Antoni Gutierrez-Rubí)

    El presidente dirige la acción del Gobierno, y este la política interior y exterior, la Administración civil y militar y la defensa del Estado, de acuerdo con las leyes y la Constitución Española (artículos 97 y 98). Es decir, es el máximo responsable de la política formal. No es el único, pero sí es su deber ser el primero en reaccionar. Es una cuestión ejecutiva y, también, moral.

    La manifestación del pasado domingo, y las concentraciones-acampadas que se han sucedido posteriormente, son un reto para la política y para todos los partidos. Es lógico, pues, que el presidente responda, ya que es la primera autoridad política (sea cual sea su partido, su nivel de popularidad o su protagonismo electoral). Y esto es, fundamentalmente, lo que está en juego: la autoridad concebida como legitimidad social, no como poder orgánico o institucional.

    El malestar viene de lejos. Hace años que diferentes instituciones -responsables de medir el estado de ánimo, la opinión o la valoración que hace la ciudadanía sobre los temas públicos- nos alertan de una realidad inexorable: tres de cada cuatro ciudadanos tienen una opinión negativa, o muy negativa, de los partidos y de los políticos. Ha sido una lluvia fina, imperceptible para los burócratas de la política del press clipping, que ha calado hasta los huesos de la sociedad, especialmente de la más desprotegida, vulnerable o frágil.

    Los grandes partidos se siguen organizando con las viejas lógicas del centralismo democrático y la jerarquía vertical. Son partidos leninistas, sean de derechas o de izquierdas. Ocupados en el poder -en mantenerlo, en obtenerlo- han renunciado, demasiadas veces, a la legitimidad de las ideas. Justo lo contrario en lo que se sustenta el poder de las redes.

    Los más cínicos piensan que la tormenta de estos días por sí sola amainará. Otros, impúdicos, intentan sacar tajada electoral. Y los sensatos y lúcidos deberían dar un paso al frente y mojarse. Todos creen que el tiempo les ayudará. Justo lo que no tienen: tiempo que perder.

    Presidente, baje a la plaza. Sí, baje, porque desde aquí abajo una inmensa mayoría de la ciudadanía percibe así al poder político: por encima, alejado, distante… Ya no hay margen para los cálculos. No debería preocuparle su imagen o su reputación. Tampoco está en riesgo la democracia. España no es Egipto, ni Libia, ni Irán. No se cuestiona o vulnera la ley electoral, digan lo que digan las autoridades competentes. Están en juego los valores de la política, su esencia, que es otra cosa.

    Hoy le toca a usted responder. A los partidos políticos, a partir del 22-M, les tocará sacar conclusiones electorales, pero también dar respuestas políticas al desafío que supone esta reacción cívica de hartazgo.

    No se puede pedir paciencia a la ciudadanía. Más paciencia. No es la ciudadanía que está en las plazas, o los millones de personas que simpatizan con ella desde sus casas, quienes deben hacer propuestas.

    No es aceptable pedirles que se organicen, prioricen sus demandas, sean razonables y otorguen nuevos créditos reputacionales. La respuesta debe venir, urgentemente, de la política formal. El reto es otra política. El riesgo, la antipolítica o la despolitización.

    Presidente, hoy viernes se reúne el Consejo de Ministros. La gente espera soluciones y medidas, sí.

    Pero también gestos que reconozcan, como primer paso, como primera penitencia, que la arrogancia es la peor de las virtudes públicas.

    A usted no le falta coraje, acierte o no, en sus medidas. Tampoco sensibilidad e intuición. La tentación de tratar esta realidad política como una cuestión de orden público, parece superada. Incluso ha manifestado, como líder de uno de los partidos más importantes, que “hay que escuchar, hay que ser sensibles”. Pero los jóvenes no quieren solo palabras, quieren gestos auténticos y compromisos reales. No les pida el voto, ofrezca su tiempo. Es lo primero.

    Si decide ir, no pregunte con quién debe hablar. Converse con la primera persona que se encuentre. No necesita interlocutores. Los ciudadanos quieren que escuche. No prometa nada, pero atienda, encaje y aguante, como máxima autoridad política, el chaparrón que le toque.

    Es su deber, aunque no le convenga o le digan que no es sensato en campaña electoral. Esta es la cuestión: sustituir la actual política, claudicante ante el caos financiero e insuficiente a los estragos de la crisis, por otra política relevante, valiente y más cercana.

    El 14 de marzo de 2004 saludaba usted a miles de jóvenes, parecidos a los que hoy se manifiestan y que le coreaban: “no nos falles”. La historia dirá si les falló o no. Pero sería imperdonable que ahora no les escuchara. En la plaza. En su terreno, con sus reglas, con sus condiciones. No le esperan, pero vaya. No es humillación, es humildad. Un primer gesto para empezar una conversación honesta. Quizás no tenga recompensa, pero vale la pena.

    Se lo debe a ellos y a los valores esenciales de la política.

    Artículo asociado:
    #15-M: política sin partidos (El Periódico de Catalunya)

    Enlaces de interés:
    Errores de información (El País, 10.09.2009)

    Sistema electoral español: Modelo consensual (off topic) (Mertxe Pasamontes, 20.05.2011)
    Madrid despierta antes que Barcelona (Nacho Corredor. El Periódico de Catalunya, 20.05.2011)
    ¿Volverán los partidos a hacer política? #spanishrevolutioon y el resurgimiento del espacio público (Juan Freire, 20.05.2011)

    ** Fotografía de  Dr. Zoidberg (via Flickr)

     
  • Ó Consultores 2:53 AM el 13 May 2011 Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , Irán, Osama Bin Laden, Osamamanía   

    Flash: Osamamanía, ¿muerto o no? 

    Los héroes mueren y los líderes viven para contarlo. Osama Bin Laden será mucho más que un recuerdo en la historia de nuestro siglo.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar