Argentina 2011: El Festival de la Retórica

Este año en la Argentina se celebraran los comicios para elegir Presidente de la republica, acto electoral que se lleva a cabo cada 4 años desde que se recuperó el sistema democrático. Asistiremos a lo que  llamaremos el festival de la retórica. El gran arte del discurso estará presente en cada acto, mítines, visita a los barrios, caminatas, entrevistas radiales, aparición en programas de gran audiencia en TV y en la nueva cenicienta de la comunicación política, las redes sociales.
Una de las principales participantes será la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner por el Partido Justicialista, candidata máxima a alcanzar el poder nuevamente. Quien ha alcanzado una alta imagen positiva después del fallecimiento de su marido el ex Presidente y ultimo líder del justicialismo Néstor Kirchner. El discurso de la actual mandataria esta basado en la continuidad de un proyecto iniciado en el 2003 por su marido. El fortalecimiento de las políticas de inclusión social y una fuerte dimensión emocional en la que apela a Néstor Kirchner como “él” y lo que hubiese querido continuar y por lo que “él” luchó y que engalana las palabras de la presidenta cada vez que esta aparece. El otro partido con más historia en el país, el radicalismo (UCR) también tendrá dos participantes, en primera instancia. Uno es el hijo del ex presidente Raúl Alfonsín, primer Presidente argentino desde la vuelta de la democracia en 1983, que  posee un discurso que apela a conceptos tradicionales del partido pero que su punto mas fuerte es la apelación emocional en herencia de su padre que se complementa con el sorprendente parecido fisonómico. Y por otro lado al actual vicepresidente de la Nación Julio Cobos que surgió como fuerte figura tras posicionarse como oposición a la Presidenta dentro del mismo Gobierno.
La división de dos mundos estará presente en cada discurso de ambos partidos. A estos candidatos se le suma el ex presidente Eduardo Duhalde, del Partido Justicialista Federal, el cual en el lanzamiento de su candidatura el 20 de Diciembre del 2010, mostró un discurso basado en el orden, con tono de mano dura, con una puesta en escena al estilo los discursos de políticos norteamericanos, utilizando un pequeño micrófono en forma de bincha, moviéndose para todos lados, muy poco en el atril, y con movimientos contante de sus manos, en un intento de reflejar a un nuevo político, del futuro y con poco de dirigente viejo  y de ex presidente. Y el otro gran participante es el  jefe de gobierno de la provincia de Buenos Aires, Mauricio Macri,  del PRO. Un partido que surgió con este empresario, y aunque todavía no ha anunciado su candidatura aunque muchos creen que si lo hará es un participante fuerte en la previa.
Macri por su perfil de empresario se ha caracterizado por un discurso en su mayoría tecnisista y en estos últimos tiempos por un fuerte profesionalismo detrás de su comunicación política. Nunca escapa de su discurso la mención de la operabilidad de su equipo, a lo ejecutivo empresarial. Los sentimientos en los mensajes de este no han estado ausentes, el uso en sus últimos spot a si lo demuestran, a través de la utilización de la técnica storitelling, el arte de persuadir a través de la narración de una historia real, no hacen más que demostrar que Macri al igual que los otros candidatos  apelaran a persuadir desde los sentimientos a los votantes.
Otros candidatos que también asoman al gran certamen son el Gobernador de la provincia de Chubut, Das Neves, la candidata nuevamente a la presidencia Lilita Carrio, y el sorpresivo cineasta  representante de Proyecto Sur, Pino Solana.
La dramatización teatral, agudizara las palabras, el carisma mediático persuadirá en post de la imagen de los candidatos, los hará más agradables, no más creíbles, pero en la sociedad de hoy en donde la gran mayoría del electorado ya no se guía por propuestas generales, si por algunos temas pero sobre todo por la imagen del líder, esta pasa a ser vital para los aspirantes a llegar a la casa rosada.
El orador no es completo si no tiene en cuenta al auditorio, es así que si quiere influir en este, no tiene otro camino que conocerlo bien, y  sobre todo adaptarse a él.
Y la adaptación a la sociedad de hoy le requerirá al candidato de nuevas herramientas y estrategias que no por eso significa que tendrá que dejar de lado a las tradicionales, al cambiar el auditorio su argumentación tendrá que cambiar. Pero si le tendrá que quedar en claro que deberá adquirir el arte de hablar en público de forma persuasiva, con eficacia, es decir con esa razonable expectativa de que el orador conseguirá la adhesión del público al que le dirija su argumento. Es decir la verdadera finalidad del antiguo arte de la retórica, esa retórica que en la modernidad se ha convertido en el arte de movilizar los afectos.

Publicación original en “Comunicar es Poder