“33 mineros chilenos”: Una historia con final feliz cargada de simbolismo

Golborne, el Ministro de Minería y parte de su equipo frente a los medios de comunicación

El peso de la historia es formidable: Entrevista a Antoni Gutiérrez-Rubí sobre el rescate de los mineros en Chile (15.10.2010)

El mensaje “Estamos bien en el refugio los 33″ hizo de una tragedia una historia feliz y cargada de simbolismo. Horas después del rescate de los 33 mineros en tierras chilenas conocíamos que el acontecimiento ha sido seguido por tantas personas como los atentados del fatídico 11 de septiembre de 2001. Prensa digital, redes sociales o blogosfera vivieron días de efervescencia y debate con escasos precedentes. Sin embargo, voces críticas opinan que la cobertura ha sido exagerada y que una información relevante se ha abordado de forma excepcional, sin perder tampoco de vista el papel jugado por Sebastián Piñera. EL IMPARCIAL ha querido conocer los ingredientes que han hecho de este rescate una historia que ha enganchado y que dará lugar a películas, tesis doctorales o libros. El asesor de comunicación Antoni Gutiérrez-Rubí, voz más que autorizada en este campo, les ofrece las claves.


¿Cuáles cree que han sido las razones que han motivado que los medios -salvo escasas excepciones- hayan realizado una cobertura abundante y en vivo el rescate de los 33 mineros en Chile?
Existen tres poderosas razones. La primera, la formidable historia humana de resiliencia, solidaridad, heroicidad y determinación. La que han protagonizado los mineros y sus familias. La segunda, el carácter excepcional del caso: 17 días incomunicados, más de dos meses bajo tierra, a 700 metros; la proeza técnica del rescate y el final feliz… Todo ello contribuye a un gran efecto de atracción. Y la tercera es una historia, en términos audiovisuales y mediáticos, muy jalonada de momentos inolvidables. Es una secuencia de alto valor, con todos los ingredientes que hacen atractiva una historia: imágenes espectaculares, infografías, despliegues técnicos, momentos inolvidables.

¿Qué ha motivado que la historia haya atraído a tantos millones de espectadores y revolucionado la Red? La audiencia mediática ha tenido dosis constantes y periódicas de información y emoción, lo que ha permitido generar un efecto de fidelización extraordinario. La cantidad de recursos gráficos, audiovisules, técnicos o narrativos han permitido un relato de multiplataforma. Además, ha permitido un enorme caudal de simpatía hacia el pueblo chileno a través de las redes sociales.

¿Cree que el presidente chileno ha protagonizado el papel que le tocaba? ¿Sale beneficiado? Sí, mucho, y Chile también. Se ha mimetizado bien con el entorno: el rojo de su abrigo (el rojo es uno de los calores nacionales de Chile, a su selección la llaman “la roja” mucho antes que a la selección española), el casco como símbolo de integración y solidaridad (además de un protocolo de seguridad y calidad técnica de toda la actuación), la escenografía ordenada y pautada de todos los momentos, incluso los más emotivos como los de la salida de la cápsula. Todo ello ha permitido una realización de calidad (recordemos que todas las imágenes han sido ofrecidas por la televisión chilena) con amplia riqueza de planos, registros visuales y buenos enfoques.

En su opinión, ¿cuál es el peso real de esta historia? Lo veremos con el tiempo. Ahora es formidable. Ganan Chile y su presidente. También las ingenierías que han participado en el rescate. Espero y deseo que también ganen los auténticos protagonistas de esta historia y el conjunto de la minería chilena. Debe haber un antes y un después en materia de seguridad, salarios y sanidad. El peso podremos evaluarlo bien en unos meses. Si se frustran las esperanzas de cambios y de mejoras, los que hoy se benefician claramente pueden pagar los costes de la decepción.

Link original: El Imparcial.es