¿Qué es Gobierno Corporativo?

El gobierno corporativo es un sistema mediante el cual las empresas no sólo son dirigidas y controladas, sino que además busca la sustentabilidad de una organización en el mediano y largo plazo, siendo la estructura con que se manejan, la que permite saber qué responsabilidades y derechos posee cada actor dentro de ésta, permitiendo mayor eficiencia, transparencia y responsabilidad ante la sociedad y sus integrantes. (Wigodski y  Zúñiga, 2003)

¿Cómo surgen?

El gobierno corporativo, surge de los conflictos producidos por la interacción de los distintos grupos de interés relacionados con la empresa. En la empresa existen varios de estos grupos de interés o stakeholders, tales como: los accionistas mayoritarios, accionistas minoritarios, consejo de administración, dirección general, trabajadores, gobierno, clientes, proveedores y los grupos de poder. De las relaciones de cada uno de estos stakeholders pueden producirse conflictos que en su conjunto se conoce como Problema de Agencia, siendo el gobierno corporativo la instancia para corregir las problemáticas. Las principales disputas de interés surgen entre los accionistas y los directores, pues sus inclinaciones pueden ser las distintas. Dado que, los accionistas desean maximizar el valor de la empresa, mientras que los directores podrían llegar a tomar decisiones en contra de dicho objetivo, a través de  favorecer a accionistas mayoritarios, buscar beneficiarse a través de actos ilícitos y/o ocultar información (Vergués, 2000).

Los gobiernos corporativos principalmente tienen un foco económico, pero lo que permite el desarrollo del objetivo es; en primera instancia, la generación de un marco legal, proceso que no necesariamente asegura el éxito de la implementación de esta filosofía, pero sí da señales y genera instancias para una posterior maduración  del marco legal.

Estados de los Gobiernos Corporativos

Existen dos fases marcadas dentro de un abanico de estados intermedios en los gobiernos corporativos, y es entre ellos, que los países se mueven. La primera fase (o lado del abanico) es la regulación o cumplimento con el mínimo legal, en las cuales las empresas empiezan a adoptar las prácticas por las regulaciones que el gobierno les impone y de no hacerlo arriesgan multas y penas de cárcel, para sus dueños y ejecutivos. Al otro extremo se encuentra la autorregulación pura o voluntaria, en donde los empresarios no están obligados a seguir los lineamientos o no existen leyes que les exijan practicarlos, pero igualmente lo hacen, porque perciben mayores utilidades al seguir esos lineamientos. El punto medio es denominado “autorregulación regulada”, el cual utiliza el criterio “cumpla o explique”, donde las empresas deben cumplir con todos los lineamientos y de no cumplir deben explicar claramente al ente regulador el por qué no lo hace. Este es el modelo en el que Chile se mueve hoy.

Beneficios de Buenos Gobiernos Corporativos

Este cambio es un proceso lento que requiere acostumbramiento y habilidad empresarial para observar las ventajas que entrega el seguimiento de lineamientos de buenos Gobiernos Corporativos, como son en primer lugar una mayor confianza en la compañía, en el nombre, en los gerentes, además de un aumento en  la competitividad y una baja en el costo de capital, ello debido a la posibilidad de conseguir recursos monetarios a menor costo. Esto se traduce nuevamente en un tema de valor, mayor precio de las acciones, acceso a capitales más amplios, mitigación de riesgo, lo que requiere de información transparente (Kpmg, 2007)

Publicado en  Social Web (link artículo)
Fuente: Gobierno Corporativo: “Una aproximación a la efectividad organizacional” (CAMPOS S., FRANCISCO Y GONZÁLEZ R., RODRIGO. 2010)