“El Seminario Progresista en Chile”; un manual de ideas que replicará en las propuestas presidenciales

imagen-16

(desde la Web)

La ciudad chilena de Viña del Mar, reunirá el proximo 27 y 28 de marzo, a los líderes progresistas más importante del mundo y desarrollará paralelamente entre investigadores, políticos y expertos, un seminario internacional para enfrentar la crisis mundial desde el punto de vista ideológico que los une.

La cumbre será realizada por el Instituto Libertad y el think-tank británico Policy Network. Busca nuevamente reunir a la elite de la centroiquierda mundial y progresista, a través de un sexto encuentro que “trata de una cita histórica, que busca hermanar y comparar experiencias entre países y aunar criterios en torno a líneas de acción concertadas para promover la protección social, la equidad, la profundización de la democracia, el crecimiento sustentable y la cooperación internacional”, aclaran sus organizadores.

ALGO DE HISTORIA:

La formación de este grupo de mandatarios surgió en Washington (1999), entre el entonces Presidente Bill Clinton, el Primer Ministro Tony Blair, el canciller Gherard Schröder, el primer ministro holandés Wim Kok y el primer ministro italiano Massimo D’Alema. Siendo en Berlín -y un año después- donde la reunión obtuvo la categoría oficial de “Cumbre Porgresista” co la adhesión del chileno Ricardo Lagos y el brasileño Enrique Cardoso. Desde ese año nació la Red Progresita y acoge a sus integrantes a medida que renuevan o cambian sus cargos ejecutivos.

Las posteriores cumbres fueron realizadas en Estocolmo (2002), Londres (2003), Budapest (2004) y Johannesburg (2006). La actual cumbre de Viña del Mar fue propuesta el año pasado por los líderes de esta generación; Brown, Bachelet, Zapatero, Lula, y el noruego Stoltenberg.

LA CRISIS COMO TEMA CENTRAL:

A cambio de otras versiones, “esta nueva generación de líderes tenía un desafío político distinto a la primera generación. En los años noventa, gran parte de la discusión fluía sobre cómo la centroizquierda se renovaba y daba garantías de buen gobierno en un mundo moderno y dinámico. Las propuestas de los Nuevos Demócratas y el Nuevo Laborismo -la llamada Tercera Vía- dominaban la discusión teórica de aquel entonces, presentándose la política progresista como paradigma distinto a la vieja socialdemocracia estatista de los 70 y el neoliberalismo predominante en los 80”, explican sus organizadores.

Actualmente, la política está frente a dos problemas, la crisis económica internacional y el cambio climático. Ante ambos, los progresistas encuentran necesario coordinar sus respuestas, ideas y soluciones para actuar, ya que el mundo completo está viendo como cae el pensamiento neoliberal y el capitalismo desregulador afecta a más inocentes que culpables.

MANUAL DE IDEAS:

Antes del encuentro, los organizadores han publicado un manual de ideas (en inglés) compilado entre intelectuales, ex presidentes y otros expertos para reflexionar sobre el tema que los convoca; Responses to the global crisis: charting a progressive path (Respuesta a una crisis global: Hacia un futuro progresita). En base a este manual y el mismo seminario que será realizado paralelamente a la Cumbre Presidencial, servirá para repensar nuevas líneas de trabajo y acción para los países que tienen gobiernos progresistas.

Objetivamente los resultados pueden o no servir para el resto del mundo, aplicarse o quedarse en el olvido, pero al contrario, y recordando el modo que se utilizo el discruso progresista a finales de los años 90, hoy puede reemplantearse y reformularse como un material interesante para aunar mensajes y discursos de quienes lo convocan a nivel local o internacional. Teóricamente, y bajo el prisma político del neoprogresismo servirá para responder a nuevos escenarios de discusión, estar al tanto de un estilo propio frente a la prensa y preparar un nuevo camino de campaña para candidatos de gran embergadura política, que necesitan de respuestas programáticas elaboradas para construir -por lo menos- ambiciosos planes de campaña y gobierno que sean distinto a la derecha. El tema de moda será la regulación y ante eso la derecha debera ceder capital, consideración y muchas más palabras que antes no tenían imaginado apoyar.