Pública Opinión ¿o emociones ciudadanas?

imagen-17

Pública Opinión es un proyecto chileno de Internet, realizado por Opina Media, que intenta medir la percepción y los cambios en el estado de ánimo del país en relación a sus gobernantes, bajo una experiencia web influenciada por el enfoque de análisis de las redes sociales como facebook y twitter, la tipología también es conocida como sentiment analysis.

Según la misma web, se desenvuelve en el contexto de una población cada vez más participativa, acostumbrada a la interacción y con deseos de tener voz. Esta es una instancia de participación ciudadana donde cualquiera puede dar a conocer su opinión y estado de ánimo en relación a personajes de la política. Es un experimento estratégicamente creado para expandir la posibilidad de opinión y está pensado de tal manera que no exista ninguna influencia, inclinación o coherción para emitir un juicio u otro.

El sistema sobre el cual está montado Pública Opinión es capaz de medir en el tiempo el cambio de la percepción de la gente con sus gobernantes, registrar la influencia que tienen los hechos noticiosos sobre la percepción de la gente, al cruzar, a través de líneas de tiempo, los datos de la etiquetación de personajes con las noticias publicadas en medios online sobre los mismos.

Del mismo modo es capaz de recoger la evaluación sentimental del público respecto a un personaje en particular, distinguir el lugar de procedencia de los usuarios opinantes, permitiendo tener datos regionales respecto a la percepción del personaje público, observar los principales conceptos e ideas que se asocian a un personaje en particular y por último, darle voz real a lo que antes sólo eran fríos porcentajes.

El registro de emociones sólo puede ser realizado una vez por computador y cada 24 horas. Diariamente puede accederse a sus estadísticas y entre las opciones para etiquetar son dos, etiquetar las emociones hacia el político (caras de agrado y desagrado) y una etiqueta o palabra para cada persona. Esto último no queda fuera de crítica y objetividad, aún más cuando algunas autoridades no son del todo agradable o directamente esten pasado por un suceso no muy cómodo de sus vidas, pero es parte de la experiencia.

Las personalidades que se pueden evaluar son todos los senadores del país, los que mediáticamente se consideran una carta presidencial y el equipo ejecutivo de gobierno. Sería muy interesante que existiera una de diputados y alcaldes, aunque por su extensión es comprensible.